Articulo 1- 15 enero -18.docx

Please download to get full document.

View again

of 2
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
LA MIOPÍA DEL RECLAMO DEL GOBERNADOR CORRAL. LA POLÍTICA FRENTE AL ÁMBITO FISCAL FEDERALISTA. Ricardo Caballero de la Rosa No es la primera vez que un gobernador, ahora del estado de Chihuahua, hace un reclamo al gobierno federal en materia hacendaria. Aunque ha habido varios en las últimas dos décadas, el primero que lo hizo fue Ernesto Ruffo cuando era gobernador de Baja California. En los primeros m
  L  A MIOPÍA DEL RECLAMO DEL GOBERNADOR C ORRAL . L  A POLÍTICA FRENTE AL ÁMBITO FISCAL FEDERALISTA . Ricardo Caballero de la Rosa No es la primera vez que un gobernador, ahora del estado de Chihuahua, hace un reclamo al gobierno federal en materia hacendaria. Aunque ha habido varios en las últimas dos décadas, el primero que lo hizo fue Ernesto Ruffo cuando era gobernador de Baja California. En los primeros meses del primer gobernador de oposición emanado del panismo, Ernesto Ruffo Appel (1989-1995), se hizo un planteamiento también a las autoridades federales. La diferencia entre el planteamiento del gobernador Javier Corral y el de Ruffo es abismal. El primero quiere su aguinaldo y, con ello, se suma a la corriente electoral que está en proceso. Ruffo, a diferencia de ese pueril reclamo de Corral, planteaba todo un cuestionamiento de nuestro federalismo fiscal. El reclamo del gobernador Corral es eminentemente político, coyuntural y busca señalar un problema donde no lo hay, por lo que resulta miope y torpe, incluso carente de todo sentido técnico. La secretaría de Hacienda, como ya lo hizo, lo resolvió de un plumazo. El de Ruffo, en cambio, era profundo, pues no reclamaba 700 millones de pesos, que además se ve difícil se los paguen al gobierno de Chihuahua, sino que había todo un cuestionamiento en términos de si el pacto federal hacendario era, en ese momento (finales de la década de los ochenta y principios de los noventa del siglo pasado) resarcitorio y benéfico para las entidades federativas en cuanto a su impacto fiscal. El problema que Ruffo apuntaba llegaba al cimiento del federalismo fiscal. Si los estados se habían adherido en 1980 al pacto federal fiscal, vía la nueva Ley de Coordinación Fiscal publicada ese año, coordinándose con el gobierno federal de manera integral en materia de ingresos, y habiendo dejado en suspenso o derogado sus impuestos y derechos locales, tanto estatales como municipales, sobre todo los que gravaban el consumo para abrir paso al nuevo impuesto al valor agregado, que entró en vigor también en el país en ese mismo año, sustituyendo precisamente a muchos gravámenes locales, la pregunta de Ruffo era si a los estados les iba mejor con la coordinación integral después de una década (el actual pacto fiscal federal) recibiendo las participaciones federales en ingresos federales, o les hubiera ido mejor si no se hubiesen coordinado recaudando sus ingresos. El tema era profundo, pues cuestionaba si el pacto fiscal federal era, una década después, resarcitorio para estados y municipios. La respuesta llegaría merced a un grupo de trabajo conjunto que el gobierno federal organizó con las autoridades del gobierno de Baja California, con la mediación de una institución de educación superior y varios asesores. Luego de intensos debates y  proyecciones econométricas, el resultado fue que Baja California recibió más recursos económicos dentro de la coordinación fiscal en una década, que si se hubiese quedado fuera de esa coordinación recaudando sus gravámenes locales. No sólo Baja California, sino todos los estados, pasaron el impacto político, técnico y de costos de la recaudación al ámbito federal, por lo que todos los estados ganaron en este sentido. Es cierto que quizás algunas entidades federativas “perdieron”  en este proceso resarcitorio — como el caso del Distrito Federal, hoy Ciudad de México — , pero el país ganó porque se puso orden fiscal, disciplina recaudadora, técnica fiscal y ambiente jurídico estable. Las consecuencias de 38 años de coordinación están a la vista, con órganos técnicos probados, autónomos y eficientes. El reclamo del gobernador Corral se pierde así y es apenas una ola en el mar, sobre todo cuando se contrasta con el que en su momento esbozó el gobernador Ruffo hace años. Estamos hablando no sólo de política, aguinaldo y falta de dinero para la nómina de fin de año, sino de cómo un país se organiza para brindar bienes y servicios públicos en el largo plazo, haciendo que los órdenes de gobierno se pongan de acuerdo en el contexto de un régimen federal. La miopía del reclamo del gobernador Corral salta a la vista. La política electoral sucumbe ante el problema del bastión hacendario que hace funcionar el sistema fiscal del país, ni más ni menos.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x